Del porqué de la Biodescodificación a la Bioneuroemoción

Muchas personas se preguntarán el porqué del cambio del nombre y algunos pensaran que son dos cosas distintas. Por ello voy a aclarar las dudas pertinentes y poner luz a la entrada a un nuevo paradigma sobre la salud.

Breve historia

La búsqueda que empezó hace aproximadamente 20 años, comienza con el estudio de Un Curso de Milagros. En él se enseña que la enfermedad no está en el cuerpo, sino que se manifiesta en él y que lo que realmente está enfermo es nuestra mente. La clave es la percepción de lo que nosotros llamamos nuestra realidad o verdad.

Mas tarde leí libros como “la Enfermedad como Camino”, libros de Deepack Chopra como “la Curación Cuántica” etc. En todos ellos se hablaba de que la mente es la responsable de la enfermedad y de la curación.

Desarrollé una formación que en su día llame “Curación Emocional-Curación Biológica”, comprendí que la causa de los síntomas físicos o enfermedades se encontraban en una suerte de emociones ocultas que se encontraban en el inconsciente y que para acceder a éste sería necesario aplicar algunas técnicas que por aquel entonces empezaba a vislumbrar. Me prepare en el estudio de la Programación Neurolingüística y lo hice a modo de autodidacta. Años más tarde estudie Master en PNL y Master en hipnosis Ericksoniana.

Conocí la Nueva Medicina Germánica gracias un discípulo de Hamer llamado Dr. Vicens Herrera y allí empezó una nueva visión de los códigos que la enfermedad utilizaba.

Contacté con diversas escuelas francesas, traje algunos de sus profesores a España para seguir desarrollando el método que anidaba en mi mente. De todos ellos aprendí cosas, pero la verdad, creo que ellos no aprendieron nada de mí. Es más, nunca comprendieron mi propuesta de facilitar al mundo esta enseñanza y hacerla más accesible para todos.

Me di cuenta de que nadie había descubierto nada, de que sus métodos eran largos y muy costosos, es más, empezaban sus seminarios diciendo que esto de la descodificación era algo difícil y que para ser un buen terapeuta se requería años. Todos habían bebido de la misma fuente, a saber: Doctor Hamer, Claude Sabbah, Marc Frechet, Francoise Dolto, Anne Shützenberguer, Groddeck, Robert Ditlz y poco más. Habían adaptado sus enseñanzas a los presupuestos y estudios de los autores mencionados.

La afirmación de que la enseñanza es difícil, me alteró, porque nunca he creído que las cosas tengan que ser difíciles “per se”, sino que las cosas se perciben de una manera y por lo tanto se enseñan de esta misma manera. Si alguien cree que algo es difícil, entonces lo hará difícil. Con las enseñanzas de Hamer y Claude Sabbah ocurre lo mismo, es difícil aprender.

La fuerza de lo que hasta ahora he llamado Biodescodificación, no está en la enseñanza escrita, sino en la metafísica que la alimenta. El pensamiento cuántico vive en cada uno de mis profesores y en la enseñanza que damos. Utilizando las enseñanzas de los autores anteriormente mencionados hemos desarrollado un abordaje preciso y rápido en los temas relacionados con la salud. Hemos adaptado protocolos de la PNL, gracias a la profesora Mª Jesús Solavera que es miembro didacta de la Asociación Española de PNL y profesora de profesores a las necesidades de hacer una praxis de acompañamiento a nuestros clientes para que éstos puedan encontrar las emociones que yacen ocultas en su inconsciente.

De haber creído que todo esto era difícil no hubiera ido a Cuba a formar especialistas. Siempre han sabido en Cuba, que sabían lo que sabían y que en el camino se irían formando y aprendiendo, pero que desde ¡ya!, podían aplicar las técnicas de la Biodescodifcación en sus lugares de trabajo y en los proyectos científicos que empezaron desde el primer momento.

Fue a raíz de uno de estos proyectos, el cual estaba relacionado con la violencia y los problemas de adaptación social de niños que durante un Congreso que se realizó en Cuba, se comprendió que había que cambiar el nombre, si queríamos que las instituciones del país reglaran esta formación a todos los ámbitos sociales.

Las razones eran obvias:

1º.- La palabra Biodescodificación implica que hay que buscar un código y ver el cambio que se produce en él después de la sesión o sesiones de Biodescodificación. Esto es altamente costoso e improbable de demostrarlo científicamente.

2º.- El ámbito de las investigaciones nos había llevado más allá de la simple salud física, entendida ésta, como bienestar físico. Nuestro campo de trabajo e investigación abarcaba desde este momento al Bienestar Social a través de la Calidad de Vida y que ésta está regida por aspectos muy variados, que van desde el derecho a la educación, a la vivienda, a la alimentación, etc.

3º La importancia que tiene la Plasticidad Neuronal en el cambio de percepción de nuestra realidad y de como ésta influye directamente en nuestras emociones. Buscar las creencias que alimentan la forma de ver y entender la vida era prioritario.

4º.- La palabra clave que se deriva de todo lo expuesto es “desaprendizaje”. Nuestras neuronas se conectan y se desconectan constantemente para adaptarse al mundo y para percibirlo. Las emociones son la clave para estos cambios, sabemos que lo que uno no vive con emoción, no lo aprende o no lo recuerda. Las conexiones neuronales están en conexión directa con nuestras emociones y estos cambios neuronales, provocan cambios fisiológicos y biológicos.

5º Desaparecen las figuras del terapeuta y del paciente (pasivo) y pasan a ser especialista y cliente (activo). La BioNeuroEmoción propone la madurez emocional del individuo, el paso de la adolescencia emocional a la de adulto emocional, al que hemos de acompañar a que se dé cuenta de que sus emociones afectan a su salud, y como consecuencia influyen en todo su entorno, y al que hemos de enseñarle como gestionarlas y a ser posible trascenderlas.

Por eso la palabra BioNeuroEmoción no tiene verbo ejecutor, tal es el caso de “biodescodificador”, se desarrolla el aspecto de “Especialista”, como persona que ayuda a gestionar las emociones conscientes y a encontrar las emociones inconscientes, que son las que provocan los desarreglos mentales o físicos.

Todo esto para tratar de conseguir que nuestro cliente tome consciencia de su historia “oculta”, la historia que está detrás de la historia -como siempre digo- y tomando las riendas de su vida y con plena madurez emocional, haga los cambios necesarios para, de esta manera, provocar cambios en su vida y, como diría Einstein, al cambiar sus pensamientos sobre la realidad que percibía, poder cambiar su universo y por lo tanto sus emociones y percepciones y recuperar de este modo la salud.

La palabra BioNeuroEmoción se adapta perfectamente a todas estas premisas, es una palabra que invita a la madurez emocional, pasa el “poder” al cliente, éste tiene una magnífica oportunidad de desarrollarse emocionalmente, lo que llamo “madurez emocional”, provocando cambios neurológicos y biológicos.

La palabra BioNeuroEmoción recoge los tres aspectos básicos de lo que hemos venido haciendo hasta ahora : Neurología, Emociones y Biología

Muchas gracias a todos

Enric Corbera

Share